In C

Terry Riley es un compositor estadounidense que nació en 1935. Su obra In C es un ejemplo de música aleatoria. ¡¡¡¿Y eso?!!! 
Calma, que el planteamiento es muy simple: el compositor escribió 53 fórmulas musicales, todas en el mismo tono (Do, claro). Empieza a tocar un instrumento, que mantiene el pulso con la nota Do, y los demás músicos van tocando cuando les apetece: tocan una de las secuencias, cuando se cansan de repetirla, pasan a otra, y después a otra, y así hasta que la pieza se acaba.

En fin, que es una obra indeterminada, en la que el azar juega un papel fundamental. Fijaos que no hay en la partitura dos secuencias iguales...




Estas son las instrucciones del propio Riley para interpretar la obra:

  • Cada intérprete puede tocar cada motivo las veces que quiera, aunque siempre seguirá el orden establecido.
  • Puede ser tocada por cualquier número de intérpretes, con cualquier instrumento melódico y a cualquier altura.
  • Cada intérprete puede dejar de tocar o reincorporarse cuando quiera.
  • Habrá un pulso fijo de negra, marcado por un Do agudo en algún instrumento.


Dicho esto, ¿podrán realizarse dos interpretaciones iguales? ¿Qué me decís?


Back in black

¡Marchando unos ritmosssss! Este musicograma de Natalia Cháneton nos viene genial para empezar...


4ª Sinfonía - Finale

Tchaikovsky  dedicó su 4ª Sinfonía a Nadezhda Filaretovna, la Condesa von Meck. Ella, viuda y con 11 hijos, se enamoró de la música de este compositor y lo protegió, pagándole un sueldo para que él no tuviera que trabajar como profesor de música y se pudiera dedicar completamente a la composición. Es una historia apasionante, pues nuestros protagonistas solo se comunicaban por carta, nunca llegaron a encontrarse: una leyenda cuenta que Tchaikovsky creyó verla una vez en un carruaje…
Sobre esta historia hay opiniones para todos los gustos: unos dicen que fue un amor platónico mutuo; otros, que sólo fue por parte de la condesa y otros señalan que fue sólo amistad y admiración. La cuestión es que esta relación duró nada más y nada menos que trece años, hasta que ella, de repente, la terminó. Un bien día le envió el sueldo adelantado de un año entero, explicándole que sus hijos estaban gastándose toda su fortuna y que ya no podría ayudarle económicamente. Además, le pedía que no la olvidara. Al pobre Tchaikovsky lo que más le dolió fue que nunca  comprendió por qué la Condesa no quiso continuar al menos, con su relación de amor-amistad, o lo que fuera…
Y para rematar la historia, el colmo de los colmos: la Condesa murió solo dos meses después de Tchaikovsky…

En fin, vamos a lo que vamos: esta sinfonía se compuso en 1877. Para muchos, es la sinfonía más completa de Tchaikovsky. 

Nosotros vamos a escuchar el último de sus cuatro movimientos, Finale. Empieza en plan explosivo, continúa con un ritmo tremendo y  un tempo rápido que nos lleva hacia delante, dejándonos coger aire de vez en cuando, contagiándonos de fuerza y entusiasmo hasta el emocionante final. ¡Qué tremendo!


Marte, el portador de la guerra

Gustav Holst era un compositor inglés que vivió al principio del siglo XX.
Tenía poco tiempo para componer, pues también era profesor de música en varios centros de Londres y dirigía una orquesta. En 1917 terminó esta obra, que tiene siete movimientos, cada uno de ellos dedicado a un planeta. Pero más que inspirarse en los planetas, lo hizo en la dioses romanos. Fijaos en los títulos de cada movimiento:


Marte, el portador de la guerra
Venus, la portadora de la paz
Mercurio, el mensajero alado
Júpiter, el portador de la alegría
Saturno, el portador de la vejez
Urano, el Mago,
Neptuno,  el Místico

Nosotros vamos a escuchar el primero.  Es una música inquietante, que no te deja estar tranquilo, la música te está advirtiendo, sabes que va a pasar algo, pero, ¿qué? A ver qué me contáis…




¿A que suena muy peliculero? ¡Pues claro! Echad un vistazo a estos videos: en el primero, se ve lo parecida que es la música que John Williams compuso para Star wars, unos cuantos años después, con la de Holst...(que conste que el propio Williams dijo que se había inspirado en la obra):



Y en este, podemos ver cómo se parece también la banda sonora de Gladiator, de Hans Zimmer, al Marte de Holst…




Bolero de Ravel

Para ambientarnos un poco, vamos a sentarnos entre los músicos de la London Simphony Orchestra mientras interpretan el Bolero de Ravel.Pinchad en la imagen...

 

http://play.lso.co.uk/#/Ravels-Bolero/video