Instrumentos de cuerda percutida

En los instrumentos de cuerda percutida el sonido se produce porque sus cuerdas vibran al ser golpeadas. Nosotros vamos a elegir a dos de ellos: el clavicordio y el piano.
El clavicordio tiene forma rectangular y el teclado aparece en uno de los lados más largos, mientras que las cuerdas están situadas a un lado.

En el extremo de cada tecla hay una pequeña hoja recta de metal que se llama tangente. Al pulsar una tecla, la tangente se eleva y golpea una cuerda, deteniéndola al mismo tiempo. Cuando se suelta la tecla, la tangente vuelve a su lugar y la cuerda deja de vibrar gracias a un fieltro. Así, la nota deja de sonar.

El clavicordio posee una peculiaridad, y es que según la fuerza con la que se pulse la tecla, la intensidad cambia.




En 1709 Bartolome Cristofori inventó en Florencia un instrumento que unía las ventajas del clavicordio (su capacidad para controlar la intensidad del sonido) y del clave (su potencia sonora). Lo llamó gravicembalo col piano e forte: era de cuerda percutida y podía realizar sonidos suaves y fuertes Un constructor alemán,  Silbermann, lo adaptó a los instrumentos que él fabricaba y propagó el invento de Cristofori.
Con el tiempo, la palabra perdió el forte y se mantuvo la denominación de piano.
Mirad cómo actúan los macillos y los apagadores en este video:



Os dejo aquí con un gran pianista de jazz: Michel Camilo.


Me parece que el piano se va a merecer una continuación...

No hay comentarios:

Publicar un comentario